Riesgos

Noesis, gestion de riesgos

Control de Riesgos:

Independencia, compromiso de calidad (SLA) y experiencia.

A lo largo de los últimos 15 años Noesis AF se ha convertido en una referencia del sector en cuanto a control de riesgos se refiere. Trabajando como Agencia de cálculo para instituciones supervisadas por la CNMV y DGS, actualmente controla el riesgo de más de 30.000 carteras individuales y decenas de carteras modelo, para un montante total superior a los 1.000 millones de euros.

Clientes

Compañías aseguradoras, Mutuas de previsión social, bancos y banca privada son nuestros clientes.

Noesis Análisis Financiero es una firma independiente de análisis y control de riesgos. En activo desde 1998, la empresa cuenta con experiencia específica en el control de riesgos financieros, asesoría y consultoría sobre la materia y ejecución de controles y due dilligence en bancos, cajas y sociedades gestoras, incluyendo el control de riesgos de hedge funds. A lo largo de los últimos años, los procedimientos de control realizados por la empresa como Agente de Cálculo se han validado superando auditorías de distintos  organismos.

El Control de Riesgos es básicamente la aplicación de una serie de criterios y de información sobre los activos financieros siguiendo un protocolo. La trasposición más directa genera los resultados y sus correspondientes alertas en forma de tablas, que normalmente pueden graficarse también para facilitar la disposición del informe final.

Servicios

Riesgo de mercado, riesgo de crédito, riesgo de liquidez y un novedoso y utilísimo Sistema de Alertas de Riesgos son los servicios que ofrece.

+ Riesgo de mercado: pérdida máxima esperable en unas determinadas condiciones por las variaciones de precios de los activos.

+ Riesgo de crédito: es el riesgo de pérdidas por incumplimiento de repago de las empresas emisoras de deuda (default).

+ Riesgo de liquidez: la pérdida esperable por no poder deshacer todo el volumen deseado al precio estimado del activo.

+ Riesgo operacional: es el riesgo de pérdida derivado de la inadecuación de los procesos a la actividad de la empresa, por fallos humanos o tecnológicos, por ejemplo.